José María Sáez • Ecuador

530true thumbnails under 635false 800http://www.disenoenamericalatina.com/wplibro/wp-content/plugins/thethe-image-slider/style/skins/frame-white
  • 5000 flip false 60 bottom 0 http://www.disenoenamericalatina.com/arquitectura/jose_maria_saez/jose_maria_saez_1.jpg
     Jose Maria Saez 1
  • 5000 flip false 60 bottom 0 http://www.disenoenamericalatina.com/arquitectura/jose_maria_saez/jose_maria_saez_2.jpg
     Jose Maria Saez 2
 
 

 

 

Boca del Lobo – Ampliación
Quito, Ecuador
Arqs. Jose Maria Sáez y Daniel Moreno
Colaborador: Arq. David Barragán

La intervención da continuidad al restaurante y se muestra como un escaparate para ver y ser visto. El suelo es plataforma, escenario o asiento. Hacia el exterior, una caja metálica encuadra la actividad y es atravesada por el árbol existente, que se convierte en una presencia icónica.

Lo existente se intensifica, como el árbol, o se recicla, casi en su totalidad. Las paredes de la antigua construcción se cortan con amoladora y se trasladan para formar las nuevas paredes.

El techo de madera se levanta y se prolonga, reforzándose con tensores externos.

La estructura sobre la cubierta permite al interior grandes espacios continuos con un solo apoyo visible.

La personalidad fuerte de La Boca del Lobo se hace presente en la ampliación. Como un collage, tres franjas de distintos materiales (metal rojo de tool reciclado, azulejo de iconografía religiosa, barra de tablones de madera sin desbastar) acomodan un escenario barroco de personas y objetos diseñado por los propios clientes.

AMPLIACION BOCA DEL LOBO

FICHA TÉCNICA
Arquitectos: Jose Maria Sáez y Daniel Moreno
Colaborador: David Barragán, Arquitecto

Nombre de la obra: Ampliación del Bar Restaurante Boca del Lobo
Propietarios: Ricardo Luque y Jorge Marcos
Localización: Ecuador, Quito, La Mariscal, Reina Victoria y Calama
Superficie de construcción: 258 m2
Año de proyecto: 2008
Año de construcción: 2008

Ingeniero Estructural: Herberto Novillo
Diseño de interior: Ricardo Luque y Jorge Marcos
Constructor: Jaime Quinga
Créditos Fotográficos: José María Sáez, Daniel Moreno, David Barragán y Gabriela Delgado

Contacto: Oficina: Galápagos Oe3-196 y Vargas, Quito – Ecuador
Teléfono Fijo: (593 – 2) 295-5434
Teléfono Móvil: (593) 09 – 604 – 5572
E-mail: 2josemoni@gmail.com
Web: www.arqsaez.com

FOTOGRAFIAS
Daniel Moreno
José María Sáez
David Barragán
Gabriela Delgado

 

 

Casa Pentimento
Quito, Ecuador
Arqs. José María Sáez y David Barragán

Un jardín, una cliente sin miedos. Se pide una vivienda que pueda ser centro espiritual y espacio de silencio. La espiritualidad debe venir de la naturaleza misma: se busca una arquitectura que se inserte en la naturaleza sin competir con ella, que se abra al clima templado y a la visión cercana del volcán Ilaló.

Partido arquitectónico

Macetas portantes
El proyecto se genera desde una sola pieza prefabricada de hormigón, que puede situarse en el montaje en cuatro posiciones y que resuelve estructura, cerramiento, mobiliario, escaleras, incluso una fachada jardín que es el origen del proyecto. Por fuera es una retícula neutra que se camufla de valla o de seto. Al interior, cada muro es distinto y se ajusta a sus necesidades de escala, función, posición, etc.

Sin abandonar un rigor y simplicidad extremas, el montaje permite la variabilidad y la adaptación a las singularidades del proyecto. Orden y desorden son compatibles dentro de un mismo sistema.

Entorno
La arquitectura se subordina al jardín donde se inserta. Hacia fuera es un tejido, un cerramiento, un seto construido por apilamiento de macetas. Hacia dentro el muro es un tamiz que filtra la naturaleza. Si el exterior es cerrado y oculta su escala, el interior se abre y se dilata hacia las vistas. La arquitectura amolda su forma a la del terreno, quebrándose con el fuerte desnivel, esquivando los árboles o incorporándolos al edificio: los jardines son cuartos de la casa. La pendiente del terreno y las grandes cristaleras introducen el paisaje al interior de la vivienda.

Los intersticios entre prefabricados convierten al muro en filtro de vegetación y de luz, las rendijas se dejan abiertas en algunos puntos y se cierran en otros con acrílico transparente o translucido y con tiras de madera. Estas mismas rendijas al interior son soporte de piezas de madera que se convierten estanterías, asientos, mesas y escalones.

En el piso superior el mirador abierto se despoja de cualquier elemento secundario, permitiendo el paso del aire y la luz, encuadrando las vistas de las montañas lejanas, concentrándose en su papel de relacionar al usuario con su entorno.

Construcción
Sobre una plataforma de hormigón que sirve como cimentación superficial se levanta el sistema de prefabricados. Las piezas se prefabrican en el suelo con encofrados metálicos y se colocan en la obra insertándolas en varillas de acero ancladas con pegamento epóxico a la plataforma. Estas varillas y los elementos de traba entre las piezas generan una estructura apretada de pequeñas columnas y dinteles, muy apropiada a la sismicidad de la zona.

La casa prescinde lo posible de acabados. La losa de cimentación se funde con pigmento negro y endurecedor para que se convierta en el piso terminado final. Los prefabricados de hormigón quedan vistos tanto al exterior como al interior, suavizando su dureza la madera roja, y el verde de los vierteaguas de cobre oxidado y de la vegetación siempre presente.

La bendición del bajo presupuesto
Al ser preguntada la escritora norteamericana Joan Didion sobre su ideal de estilo, responde: economía, sencillez y claridad. Aquí la limitación económica nos conduce felizmente en esa dirección. Despojar de lo accesorio, buscar la intensidad por reducción, simplificar los procesos constructivos. Trabajar con la luz, la naturaleza, el clima templado, los materiales disponibles de forma directa. Pocos materiales, claridad para su empleo.

Austeridad liberadora, que permita el goce, lo sensorial, la conexión con la naturaleza. Arquitectura de síntesis, que se sostenga en un número reducido de leyes propias. Una sola pieza, una sola acción constructiva de apilar. Una arquitectura diluida en la naturaleza, que hacia el exterior es prolongación vertical del jardín y hacia el interior es mobiliario. Un muro en el que convergen el entorno y el usuario
 

 

Click aquí para ver todo el Libro de Diseño en América Latina

 
 

Comments are closed.